Internacionales

La vacuna pasiva israelí fue probada con éxito en un joven de 29 años con Coronavirus

Un paciente Haredí (ultraortodoxo) de 29 años con coronavirus, que está siendo tratado en el Hospital Universitario Samson Assuta Ashdod, ha mejorado su condición de salud y permanece estable, después de recibir múltiples dosis de plasma durante el fin de semana de un donante que se recuperó de coronavirus, dijo un portavoz del hospital.

El viernes, “con la ayuda del ministro de salud Ya’acov Litzman y su asistente, se encontró un donante adecuado, un residente de Jerusalem”, explicó el director general de la MDA, Eli Bin.

La MDA lo llevó en una ambulancia a su centro de servicios de sangre antes de Shabat. Un equipo especial la estaba esperando y transfirió las unidades de plasma a los laboratorios para realizar todas las pruebas necesarias y prepararlas para la transfusión.

Luego, con la aprobación del Ministerio de Salud, las unidades de sangre fueron entregadas a Assuta y entregadas al paciente.

Este hombre es uno de los pacientes más jóvenes del país. Tiene varias condiciones médicas subyacentes, y ha sido hospitalizado en Assuta durante una semana y media.

El primer paciente que se recuperó del coronavirus donó plasma el 1° de abril, según el subdirector general de servicios de sangre de la MDA, el profesor Eilat Shinar. Desde entonces, otros seis pacientes han hecho donaciones y, en los últimos dos días, se han proporcionado unidades de plasma a tres hospitales diferentes.

Un hombre de 60 años que está siendo tratado en el Centro Médico Yitzhak Shamir en Be’er Ya’acov, también recibió plasma recientemente y su situación también ha mejorado ligeramente.

Un portavoz del MDA no tenía información sobre el tercer receptor.

Shinar explicó que el plasma se está utilizando para crear una “vacuna pasiva”, partiendo del supuesto de que los que se han recuperado de COVID-19 han desarrollado en su plasma proteínas o anticuerpos antivirus especiales, que podrían por tanto ayudar a los pacientes enfermos a hacer frente a la enfermedad.

La inmunización pasiva es cuando se le dan esos anticuerpos preformados. Una vacuna activa, por el contrario, es cuando se le inyecta una versión muerta o debilitada de un virus que engaña a su sistema inmunológico para que piense que ha tenido la enfermedad, y su sistema inmunológico crea anticuerpos para protegerle.

Actualmente, el MDA se encuentra en la primera fase de creación de esta vacuna, en la que el plasma se congela y luego se entrega a los hospitales de todo el país para que los pacientes sean tratados por transfusión, dijo Shinar. En la segunda fase, el objetivo es recolectar suficiente plasma para preparar concentrado de anticuerpos (inmunoglobulina) con el que los pacientes serán tratados posteriormente.

El MDA ha estado recolectando plasma por más de 30 años; miles de voluntarios donan cada día. El plasma con anticuerpos se utilizó para tratar a los pacientes con SRAS durante el brote de 2002. Además, Israel ofreció un tratamiento similar a los pacientes con fiebre del Nilo Occidental.

Antes de poder donar plasma, el paciente debe esperar 14 días a partir del momento en que se confirma que ha dado negativo para el coronavirus mediante dos pruebas de hisopado separadas.

El mes pasado, dijo Shinar, la FDA aprobó un protocolo similar en los Estados Unidos.

Artículos Relacionados

El nuevo protocolo de la OMS para el uso de tapabocas

Dia uno

Brasil: hospitales, morgues y cementerios de Amazonas entran en colapso

Dia uno

Qatar sanciona con tres años de cárcel y 55.000 dólares a quien no use barbijo

Dia uno