Internacionales

Sánchez y Merkel urgen a superar divergencias sobre el fondo para la recuperación

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; y la canciller alemana, Angela Merkel, coincidieron hoy en la urgencia para lograr un acuerdo sobre el fondo de recuperación europeo, ante las renovadas «divergencias» que, en el contexto de la pandemia de coronavirus, auguran una negociación «muy difícil» en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del próximo viernes y sábado.

«Julio tiene que ser el mes del acuerdo», resaltó Sánchez ante una Merkel que advirtió sobre las «discrepancias» que todavía dividen a los Estados miembros y dijo, en una comparecencia sin preguntas antes de la reunión que ambos mantuvieron en Berlín, que «sería deseable llegar a un acuerdo lo antes posible porque el tiempo apremia».

Sánchez aseguró ser «muy consciente» de que la negociación en la cumbre será «muy difícil» porque hay «intereses contrapuestos y visiones distintas de lo que tiene que ser el proyecto común europeo», aunque remarcó que «ninguna es mejor que otra y todas son legítimas».

«Si retrasamos el acuerdo vamos a retrasar la recuperación y si retrasamos la recuperación se va a agravar más la crisis», alertó Sánchez, quien garantizó que España va a hacer «todo lo necesario para «poder llegar a un acuerdo cuanto antes».

A su juicio, la «lección» a aprender de «décadas de construcción» es que la Unión Europea (UE) «nunca se ha construido en base a vetos, sino en una voluntad de dialogar y de acordar y creo que eso es a lo que estamos convocados» los líderes.

Angela Merkel, canciller de Alemania

Angela Merkel, canciller de Alemania

Antes de que Sánchez tomara la palabra, Merkel se manifestó en una línea similar sobre la urgencia de llegar a un acuerdo a nivel de jefes de Estado y de Gobierno.

En su opinión, es «importante tener certidumbre e invertir en el futuro a través de prioridades como la transición digital o la lucha contra el cambio climático», reportaron las agencias de noticias Europa Press y EFE.

A tres días de la primera reunión que los jefes de Estado y de Gobierno mantendrán con presencia física en Bruselas, todavía siguen abiertas muchas cuestiones sobre el diseño final del fondo de reconstrucción para relanzar las economías europeas tras la pandemia de coronavirus.

Varios países del Norte, como Países Bajos, Austria, Dinamarca, Suecia o Finlandia; siguen reclamando un monto final que sea inferior a los 750.000 millones de euros que están sobre la mesa y además quieren que haya menos transferencias directas a los gobiernos y más préstamos.

La condicionalidad para acceder a las ayudas también es otra cuestión abierta que los líderes tendrán que resolver.

Mientras que países como España quieren que se ciña a mecanismos que ya existen, en los que la Comisión Europea -una suerte de poder ejecutivo del bloque- tiene la última palabra para aprobar el desembolso de los fondos, los países nórdicos más duros exigen un mayor control por parte del resto de socios.

Sánchez, que llegó a Berlín en la segunda etapa de su gira europea previa al Consejo Europeo, tras visitar ayer Países Bajos y antes de ir mañana a Suecia, se mostró agradecido de que sea Alemania la que presida este semestre la UE.

Dijo que si Merkel consideró la crisis del coronavirus el mayor reto para Alemania desde la Segunda Guerra Mundial, en el caso de España es el momento más duro «desde la Guerra Civil» y sostuvo que la UE tiene que tener una consideración especial con el impacto que la pandemia tendrá en el continente africano por contar con menos recursos para afrontarla.

La canciller no excluyó que sea necesario celebrar un Consejo Europeo suplementario en caso de que no se alcance un acuerdo en la cumbre del viernes y sábado.

Fuente: Telam

Artículos Relacionados

Spotify aportará ayuda monetaria a músicos independientes

Dia uno

Se derrumba el precio del petróleo: 30% en unas horas

Dia uno

Cae el desempleo en EEUU, pero los puestos de trabajo se recuperan a ritmo moderado

Dia uno