Desde abril vuelve a manos del estado la administración del corredor vial 6

Dia uno
Dia uno

La ruta nacional 12, que atraviesa la provincia de Misiones bordeando el río Paraná desde Posadas hasta Puerto Iguazú, volverá a ser administrada por el Estado a partir del próximo 1 de abril, luego de 30 años en los que estuvo en manos de distintas empresas privadas a las que fue concesionada.

Desde las oficinas porteñas de Corredores Viales se están ultimando los detalles para la estatización de la ruta 12, en el tramo que va desde la Ciudad de las Cataratas hasta la localidad correntina de Bella Vista, y la ruta nacional 16 desde Corrientes hasta la localidad chaqueña de Roque Sáenz Peña.
Se trata del corredor vial número 6, que comprende un total de 968 kilómetros y desde hace 30 años se encuentran bajo la concesión de diversas empresas encargadas de cobrar los peajes en seis estaciones ubicadas en ese tramo, dos de las cuales se encuentran en la tierra colorada: las casillas de peaje de Santa Ana y de Colonia Victoria.
Hasta el 31 de marzo la concesión seguirá en manos de la empresa Caminos del Paraná y a partir de la hora cero del 1 de abril, el organismo estatal Corredores Viales, que conduce  Gonzalo Atanasof, se hará cargo del mantenimiento y de las obras que requieran esas rutas nacionales.
Según pudo averiguar El Territorio, la totalidad de los trabajadores que prestaban funciones en la empresa concesionaria pasarán al plantel del Estado nacional, que les respetará la antigüedad y el monto del salario a la fecha del traspaso.
Las casillas de peaje seguirán funcionado como lo hicieron hasta el momento,  con la diferencia de que la encargada de estos cobros no será la empresa Caminos del Paraná sino el Estado a través de Corredores Viales.

Cronograma

La estatización de la ruta nacional 12 es parte de una política nacional más amplia que empezó en septiembre del año pasado con la firma de un decreto que estableció el fin de la concesión y que continúa a lo largo de este primer semestre del año con un cronograma de estatización de un conjunto de rutas nacionales que recorren 3.238 kilómetros en toda la zona Centro y Norte del país.
El motivo oficial de este traspaso a manos estatales es la situación de deterioro que tienen esas rutas y los incumplimientos de las obligaciones que figuran en el contrato de concesión por parte de las empresas privadas.
Según detallaron las fuentes oficiales consultadas, “estos corredores viales presentan alta siniestralidad vial, mínima conservación de las calzadas, ahuellamientos en distintas trazas, déficit en la demarcación horizontal, fallas en las luminarias, deficiencias en la señalización de pasarelas peatonales y refugios entre otras anomalías”.

El fin de las concesiones privadas

La ruta nacional 12, que nace en la ciudad bonaerense de Zárate y atraviesa las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones hasta la cabecera argentina del puente internacional Tancredo Neves,  en Puerto Iguazú, fue entregada a diversas empresas privadas desde 1990, cuando el gobierno del ex presidente Carlos Menem decidió concesionar con sistemas de cobros de  peajes las rutas más transitadas del país, que fueron divididas en corredores viales.
En 1990, bajo el impulso de la ola privatista que arrasó el país,  el tramo misionero de la ruta 12 empezó a ser parte del corredor vial número 6,  que abarcó la zona norte de esta histórica ruta argentina. Dicho corredor se extiende desde la Ciudad de las Cataratas a lo largo de la ruta 12 hasta la localidad correntina de Bella Vista y también incluye la ruta nacional 16 en el tramo que va desde la capital correntina hasta la localidad chaqueña de Sáenz Peña atravesando el puente General Manuel Belgrano, que une Corrientes con Resistencia.
Desde la primera licitación en el gobierno menemista hasta ahora, diversos grupos de empresas privadas asumieron la responsabilidad de mantener en buen estado ese corredor vial. Cobraron subsidios millonarios. Cobraron peajes a los usuarios. Pero las obras brillaron por su ausencia y las estadísticas de accidentes viales fueron creciendo en ese transitado asfalto.
Actualmente la concesión está en manos del grupo Caminos del Paraná. Antes estuvieron la Empresa Concesionaria Vial Sociedad Anónima (Emcovial) y Virgen de Itatí Concesiones Viales (Vicovsa).
El año pasado, el gobierno de Mauricio Macri, después de haber prorrogado las concesiones que vencieron en 2016,  decidió devolver a la administración estatal un conjunto de cinco corredores viales que recorren 3.374 kilómetros de distintas rutas argentinas, entre los que se encuentra el corredor 6.

Sin inversión ni mantenimiento 

Luego vinieron las elecciones presidenciales que consagraron a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner como presidente y vicepresidenta de la Argentina.
Gabriel Katopodis asumió el Ministerio de Obras Publicas, Mario Meoni se hizo cargo del Ministerio de Trasporte, Gustavo Arrieta conduce la Dirección Nacional de Vialidad y Gonzalo Atanasof fue designado como presidente de Corredores Viales.
“Vamos a poner en marcha un modelo que ponga el interés público sobre el privado y que priorice el estado de las rutas”, señaló Katopodis en esa rueda de prensa en la que también explicó que “no hubo inversión ni mantenimiento en estas rutas a pesar de que se cobraron subsidios millonarios y también peajes a los usuarios”.
El ministro de Obras Publicas dijo que “en los últimos cuatro años, estos concesionarios recibieron 18 millones de pesos, de los cuales 5.800 millones los recibieron durante el año pasado, y esa transferencia de dinero no se ha visto reflejada en obras, por eso ya están en marcha las auditorias para ver en qué se usaron estos subsidios”.

Los cinco corredores estatizados

El Corredor Vial 3 fue el primero en pasar a manos estatales el pasado 1 de febrero. Comprende un circuito de rutas que en su recorrido conecta ciudades como La Banda, Santiago del Estero, Termas de Río Hondo, San Miguel de Tucumán, Rosario de la Frontera, Salta y San Salvador de Jujuy. Tiene una extensión de 797,83 kilómetros y cuenta con cuatro casillas de peaje.
El 1 de marzo fue el turno de la estatización del Corredor Vial 2, ubicado en la provincia de Buenos Aires, que cuenta con una extensión de 290 kilómetros y un peaje.
El cronograma oficial continuará el próximo 1 de abril con la estatización del corredor vial 6 (Chaco, Corrientes y Misiones).
El 1 de mayo será el turno del traspaso del corredor vial 8, que recorre San Luis, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires con una extensión de 687 kilómetros y cuatro estaciones de peaje.
Los traspasos finalizarán el 1 de junio con el corredor vial 4, que pasa por Córdoba y Santa Fe con un recorrido de 664 kilómetros  y cuatro puestos de casillas para el cobro de peaje.
Share this Article
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *