Abril, mes del Malbec: el mundo celebra la cepa emblemática argentina

Dia uno
Dia uno

El 17 de abril se celebra, en un contexto atípico en el que seguramente no existirán los brindis y festejos físicos, una nueva edición del Malbec World Day (Día Mundial del Malbec). Precisamente, la décima edición desde que Wines of Argentina instauró la fecha en 2011, con el objetivo de posicionar al malbec argentino en el mundo y celebrar el éxito de la industria vitivinícola nacional. Hoy, esta celebración es un acontecimiento de relevancia en el mundo forma parte del calendario de festejos de alcance internacional.

Fecha clave en la industria

¿Por qué el Día Mundial del Malbec se celebra el 17 de abril? Para responder esta inquietud es necesario remontarse a los orígenes de la cepa, en el sudoeste de Francia. Allí, se cultivaba este cepaje con el que elaboraban vinos denominados de Cahors, por el nombre de la región, reconocidos desde los tiempos del Imperio Romano. Estos vinos se consolidaron en la Edad Media y terminaron de fortalecerse en la modernidad. La conquista del mercado inglés fue un paso decisivo en la valoración de esta variedad en Inglaterra y en el mundo.

A Argentina, el malbec llegó en 1853 de la mano del francés Michel Aimé Pouget, un agrónomo contratado por Domingo Faustino Sarmiento para dirigir la Quinta Agronómica de Mendoza. Imitando el modelo de Francia, esta iniciativa proponía incorporar nuevas variedades de cepas como medio para mejorar la industria vitivinícola nacional. El 17 de abril de 1853, con el apoyo del gobernador Pedro Pascual Segura, se presentó el proyecto ante la Legislatura con vistas a fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. Este proyecto fue aprobado en setiembre de ese año.

A fines del siglo XIX y de la mano de los inmigrantes italianos, españoles y franceses, la vitivinicultura nacional creció exponencialmente y con ésta, el malbec que se adaptó rápidamente a los diversos terruños que proponía la geografía argentina. De esta forma, se convirtió en la uva emblemática del país.

Sus características

El malbec es una variedad de color intenso con tintes violáceos o negruzcos. Aromáticamente se caracteriza por la fruta roja (ciruelas y cerezas) y fruta negra. Presenta notas florales como las violetas y algunos aromas especiados o minerales. Con la crianza en madera aparecen notas de chocolate, vainilla, tabaco y resina. En boca se caracteriza por su suavidad y persistencia y por la dulzura de sus taninos.

Cuando se comienza a poner el foco en el origen, es que se obtiene como resultado malbecs que encierran la identidad de cada lugar. De acuerdo con un informe de Wines of Argentina, las particularidades según cada región son:

– Cuyo: recibe la influencia de la Cordillera de los Andes, con variadas alturas y suelos muy heterogéneos. Aquí, los malbecs poseen un color rojizo rubí. Aromáticamente se caracterizan por la presencia de fruta como membrillos, higos, ciruelas y notas de caramelo. Poseen niveles de alcohol que generan dulzura y untuosidad en boca.

– Norte: se destaca por gran altura, baja latitud y alta insolación de la región, que le otorgan a los vinos colores negruzcos e intensidad. Aromáticamente presentan fruta negra madura y confitura, combinada con notas especiadas de hierbas o pimientas. En boca tiene taninos marcados, gran concentración, textura y muy buen largo.

– Patagonia: los malbecs logran muy buena madurez debido a la región (elevada latitud, menor altura, abundante sol y fuertes vientos). Se perciben tintes rojo-negruzcos. En nariz es marcada la presencia de frutas bien maduras, como frutas rojas dulces, mermelada, confitura, caramelo y pasas de uva. En boca, son vinos con alto nivel de taninos que le dan textura y estructura.

– Región atlántica: con pronunciada amplitud térmica; su proximidad al océano y los vientos le aportan al malbec colores rojos intensos con tintes violáceos. Sobresalen aromas de regaliz, frutas rojas y notas mentoladas. En boca se repite esa sensación de fruta y frescura, presentándose estilizados, con taninos suaves y largo y delicado final.

El malbec argentino en números

– 44.387,5 hectáreas es la superficie cultivada para vinificación en el país;

– 37.754,1 hectáreas corresponden sólo a la superficie cultivada en Mendoza, y representa el 85,06% de la totalidad en Argentina;

– 8.765,4 hectáreas están en Luján de Cuyo; así, se convierte en el departamento provincial con mayor superficie de malbec;

– 126,4 millones de litros de malbec fueron exportados en 2019 (sin incluir los cortes con malbec);

– 124 países recibieron, al menos, un envío de malbec en 2019.

Fuente: WofA e Instituto Nacional de Vitivinicultura

Share this Article