El Congreso de Perú debate el voto de confianza al segundo gabinete de Castillo

Dia uno
Dia uno

El Congreso de Perú retomó este jueves el debate acerca del voto de confianza que necesita el segundo gabinete del Gobierno del presidente Pedro Castillo, en el que la jefa de gabinete Mirtha Vásquez busca conseguir la aprobación del pleno, un escenario que se presenta posible luego de la renuncia del ministro del Interior, Luis Barranzuela.

«Llegamos a la sesión donde esperamos que el Congreso tome la mejor decisión para el país pensando en la gobernabilidad», dijo Vásquez al llegar a la sede parlamentaria junto a los 18 ministros de su gabinete, asumido el pasado 6 de octubre.

Después de la exposición de varios congresistas, el cuerpo decidió una pausa en la discusión hasta las 16 (las 18 de Argentina).

La sesión reanudada este jueves había empezado el lunes de la semana pasada, pero, después de que Vásquez expusiera diez ejes de acción de su Gobierno y de que los congresistas comenzaran a argumentar, la muerte del diputado oficialista Fernando Herrera Mamani abrió un paréntesis de diez días.

Si el gabinete de Vásquez, en funciones desde hace un mes, logra el voto de confianza con mayoría simple entre los parlamentarios presentes, podrá seguir; de lo contrario, estará obligado a renunciar en pleno.

«Hay una sensación a favor del voto de confianza por la remoción del ministro del Interior», dijo a periodistas el legislador Eduardo Salhuana, vocero de la importante bancada opositora de Alianza Para el Progreso, según consignó la agencia de noticias AFP.

Castillo designó este jueves al exfiscal Avelino Guillén, quien procesó al exgobernante Alberto Fujimori, como nuevo ministro del Interior, el tercero en esta sensible cartera en sus primeros 100 días de mandato.

Guillén, de 67 años, sustituye a Barranzuela, quien renunció el pasado martes, con menos de un mes en el cargo, cuestionado por haber realizado una fiesta en su casa el domingo infringiendo una prohibición destinada a prevenir contagios de coronavirus.

Tras su dimisión, en el ambiente político hubo un cierto suspiro de alivio porque el ahora exministro fue siempre un punto de discordia por sus antecedentes que supuestamente lo hacían incompatible con el cargo y su salida podría brindar a Castillo el apoyo de la mayoría de derecha en el Congreso.

El Congreso está conformado por 130 bancas y la mayoría está dominada por la polarización entre el apoyo y el rechazo a la confianza al gabinete

El Congreso está conformado por 130 bancas y la mayoría está dominada por la polarización entre el apoyo y el rechazo a la confianza al gabinete; en el medio se encuentran las bancadas de Alianza para el Progreso (APP) y Acción Popular, ambos con 15 parlamentarios cada uno.

Los congresistas afines a Vladimir Cerrón del oficialista Perú Libre, el fujimorista Fuerza Popular, y las fuerzas de derecha Renovación Popular y Avanza País, bloque que tiene 57 votos, ya manifestaron su intención de negarle la investidura a la jefa de gabinete Vásquez.

La tercera vicepresidenta del Legislativo y congresista de Avanza País, Patricia Chirinos, anticipó que el gabinete no merecía la venia de las bancadas, según RPP.

La bancada de Somos Perú tuvo hasta la semana pasada la intención de darle luz verde al gabinete de Vásquez, pero este jueves  anunciaron que tomarán decisión para el voto de confianza luego del debate en el pleno

En tanto, los legisladores que responden al presidente Castillo de Perú Libre, Podemos Perú, Juntos por el Perú, Partido Morado, el congresista Carlos Zeballos y uno de Avanza País reúnen 39 votos.

La bancada de Somos Perú tuvo hasta la semana pasada la intención de darle luz verde al gabinete de Vásquez, pero este jueves anunciaron que tomarán decisión para el voto de confianza luego del debate en el pleno, según reportó el diario La República.

En APP, si bien su vocero Eduardo Salhuana se pronunció a favor de la investidura al gabinete, el bloque debe definir aún cómo votara, y en Acción Popular, que se disponía a apoyar al gabinete, la renuncia del ministro del interior cambió el panorama.

Según estimó la presidencia del Congreso, el debate podría durar al menos tres horas antes de proceder a la crucial votación.

Fuente: Telam

TAGGED:
Share this Article
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *