En medio de una crisis alimentaria, ahora en Corea del Norte se promoverá el consumo de cisnes negros

Dia uno
Dia uno

El cierre fronterizo con China dispuesto por la pandemia causó una escasez de alimentos en la nación comunista, agravada por las sanciones internacionales por su programa nuclear

YONGYANG.- En emergencia alimentaria, la población de Corea del Norte fue instada por sus autoridades a comer menos, según indicó un informe de Radio Free Asia (RFA), una emisora vinculada al gobierno de Estados Unidos. Pocos días después, el Gobierno inició un plan: criar cisnes negros de manera industrial para consumir su carne y alimentar a la población.

Según consignan los medios estatales, en la costa oeste del país abrieron un centro de cría de estas aves que promueven el consumo de la carne de cisne. “La carne de los cisnes negros es deliciosa y tiene un valor medicinal”, expresa un artículo publicado el pasado lunes. Además, destacaron que tiene un elevado valor nutricional y un “delicioso sabor”.

Por su parte, expertos del Ministerio de Agricultura del país destacaron que “tiene más proteínas que otras carnes, es más fácil de digerir y puede ayudar a prevenir el cáncer”.

El proyecto de producir de forma industrial el alimento en estas granjas existe desde 2019, pero con la crisis en agenda, aún no se sabe si está en los planes del gobierno construir más recintos similares en otras partes del país.

En esta fotografía facilitada por el gobierno norcoreano, el líder Kim Jong Un habla el miércoles 29 de septiembre de 2021 durante una reunión del Parlamento en Pyongyang, Corea del Norte. (Agencia Telegráfica Central de Corea vía AP)

En esta fotografía facilitada por el gobierno norcoreano, el líder Kim Jong Un habla el miércoles 29 de septiembre de 2021 durante una reunión del Parlamento en Pyongyang, Corea del Norte. (Agencia Telegráfica Central de Corea vía AP)

De acuerdo con el informe, la escasez de alimentos en la nación liderada por Kim Jong-un se debe al cierre de su frontera con China, una acción que se tomó en 2020 en un intento por frenar la propagación del coronavirus. Pero la medida devastó la economía de Corea del Norte debido a que los precios de los alimentos se dispararon y provocó muertes por inanición entre su población de 25 millones, según destacó RFA.

“Hace dos semanas, dijeron en la reunión de la unidad de vigilancia del barrio que nuestra emergencia alimentaria continuaría hasta 2025. Las autoridades enfatizaron que la posibilidad de reabrir la aduana entre Corea del Norte y China antes de 2025 era muy pequeña”, dijo un residente de la ciudad fronteriza noroccidental de Sinuiju, citado por el Servicio Coreano de RFA.

“La situación alimentaria en este momento ya es claramente una emergencia, y la gente está luchando contra la escasez. Cuando las autoridades les dicen que necesitan conservar y consumir menos alimentos hasta el 2025, no pueden hacer más que sentir una gran desesperación”, agregó la fuente, que pidió el anonimato por razones de seguridad.

La ONU alertó a mediados de octubre sobre un “riesgo de hambruna” tanto por el rígido bloqueo que dispuso por la pandemia, como por las sanciones internacionales dispuestas a raíz del desarrollo de su programa nuclear.

Los norcoreanos “luchan a diario para llevar una vida con dignidad”, y el agravamiento de la situación humanitaria podría “convertirse en una crisis”, dijo en un informe el argentino Tomás Ojea Quintana, relator especial de la ONU sobre derechos humanos.LA NACION

Share this Article
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *