Dia Uno
Internacionales

Tiembla el Mercosur: proyecto en Brasil para permitir la importación de autos usados

Un proyecto de Ley para permitir la importación de autos usados en Brasil recibió la aprobación de una audiencia pública y avanza en el Congreso del país vecino, impulsado por el diputado Marcel Van Hattem. Tanto en Brasil como en la Argentina, la importación de autos usados está prohibida. Las únicas excepciones son para los casos de repatriaciones y compra de vehículos clásicos.

En momentos donde Argentina tiene cada vez más restricciones para la importación de autos nuevos y también clásicos (ver nuevas normativas), Brasil parece seguir el camino inverso para flexibilizar el acceso de los consumidores a una mayor variedad de vehículos. Los fabricantes de autos radicados en el Mercosur se oponen a este proyecto y suma un nuevo tembladeral al bloque que está cumpliendo 30 años, con muchas fricciones internas entre los países miembros.

Debido a las fuertes cargas impositivas, Argentina y Brasil se encuentran entre los países con los autos más caros del mundo, en relación con los ingresos de sus habitantes (ver estadísticas). Eso hace que los autos usados también tengan valores elevados.

Alcanza con navegar sitios de ventas de autos usados en otros países para confirmar que los vehículos de segunda mano son mucho más accesibles en mercados como Estados Unidos y Europa, incluso cuando se los cotiza en dólares o euros.

El proyecto de Ley de Marcel Van Hattem propone que el comprador de autos usados importados pague el costo del transporte y algún impuesto menor, ya que se trata de unidades de segunda mano.

El proyecto ya cuenta con el rechazo y la oposición de las cámaras y asociaciones que agrupan a los fabricantes de autos en Brasil (Anfavea), los importadores (Abeifa) y los concesionarios (Fenabrave). Esos organismos ponen reparos en cuanto al cumplimiento de las normativas técnicas que puedan llegar a cumplir los usados importados, al abastecimiento de piezas de repuestos y a la “competencia desleal” que se pueda generar en el mercado ante la llegada de autos más modernos, con pocos kilómetros de uso y a precios muchos más bajos de los que se ofrecen en Brasil.

Entusiasmados con el proyecto, los periodistas de la revista brasileña AutoEsporte jugaron a armar su garage favorito de autos usados importados, con ejemplares que nunca se vendieron oficialmente en Brasil, pero que tienen precios más accesibles que muchos productos fabricados en el Mercosur.

Artículos Relacionados

Rusia condenó el uso de la fuerza contra civiles en Israel y Palestina

Dia uno

El Parlamento Europeo enviará una misión a España para esclarecer 379 asesinatos de ETA sin resolver

Dia uno

Hamas y Al Fatah acuerdan celebrar elecciones en un plazo de «seis meses»

Dia uno