Dia Uno
Nacionales Policiales

Conmoción en Mendoza. Murió el entrenador de vóley golpeado después de una discusión de tránsito

La víctima había sido brutalmente atacada por un hombre de 30 años y su sobrino de 24; hasta el momento, los sospechosos están imputados de homicidio en grado de tentativa, pero, con el fallecimiento de Carlos Amieva, la acusación se agravaría

Tras cinco días de agonía, murió esta mañana Carlos Amieva, el entrenador de vóley que había sido atacado a golpes el sábado pasado en una discusión de tránsito en la localidad de Tunuyán, situada a unos 70 kilómetros al sur de la ciudad de Mendoza.

La víctima, de 53 años y padre del medallista olímpico Bautista Amieva, se encontraba internado en el hospital El Carmen, en Godoy Cruz, desde que fue brutalmente golpeado por Diego Sicre, de 30 años, y su sobrino, Matías Sicre, de 24. Ambos están detenidos desde el día de los hechos.

La investigación del caso está a cargo de la fiscal del Valle de Uco, Eugenia Gómez, quien ayer había agravado la imputación contra ambos sospechosos, que pasó de ser por “lesiones graves” a “homicidio en grado de tentativa”, debido al grave cuadro que presentaba la víctima, fallecida hoy.

Según detallaron fuentes policiales a la agencia de noticia Télam, la discusión de tránsito ocurrió el sábado pasado, después de las 22, cuando Amieva circulaba en un Peugeot 206 a baja velocidad y, detrás de él, iba una camioneta Toyota Hilux, cuyos ocupantes se enojaron por no poder sobrepasarlo.

Tras el intento, lo pasaron y frenaron de golpe, lo que produjo la embestida del vehículo de Amieva desde atrás. Luego del choque, los conductores de ambos vehículos se bajaron y comenzó la discusión, que fue escalando con la agresión a Amieva, quien recibió un golpe en la cabeza que lo dejó tendido en el asfalto y le produjo una fractura de cráneo.

Amieva, pionero del beach vóley en Mendoza, fue intervenido quirúrgicamente tras ser derivado desde el hospital Scaravelli, de Tunuyán, donde había recibido los primeros auxilios.

En tanto, luego de la golpiza, Diego y Matías Sicre se dieron a la fuga, pero fueron detenidos a pocas horas después y trasladados a la comisaría 15a. de Tunuyán. Desde allí, serán reubicados en un penal, tras haber sido notificados de la nueva imputación por homicidio.LA NACION

Artículos Relacionados

Informan el calendario de pagos para el 12 de Noviembre

Dia uno

La misión del FMI ya llegó a Buenos Aires para negociar un nuevo programa

Dia uno

Abogados consideran que la Reforma Judicial servirá para comenzar a desarmar el «lawfare»

Dia uno