Mortal tiroteo: fueron abatidos dos ladrones que estaban vestidos con uniformes policiales

Dia uno
Dia uno

Los delincuentes habían intentado asaltar una distribuidora láctea en Santo Tomé

SANTA FE.- Dos delincuentes fueron abatidos y un cómplice resultó detenido tras un frustrado asalto en la distribuidora láctea Don Angel, situada en Santo Tomé, ciudad vecina a esta capital.

Según el relato de testigos, los tres ladrones vestidos con uniforme policial ingresaron en la distribuidora de quesos, pero de inmediato se activó la alarma y fue alertada la policía. Al intentar escaparse, los ladrones se tirotearon con los agentes que llegaron al lugar del robo.

Uno de los delincuentes murió en la escena del enfrentamiento, en tanto que otro de los atacantes recibió impactos de bala y fue trasladado de urgencia hacia el Hospital Provincial Dr. José María Cullen, en esta ciudad, donde falleció pocos minutos después, según confirmó el director del establecimiento, Juan Pablo Poletti.

El tercer delincuente pudo evadirse, pero fue detenido algunas horas después en cercanías del lugar donde se produjo el tiroteo.

Durante el enfrentamiento armado, un policía recibió un disparo que se incrustó en el chaleco antibalas. El agente solo sufrió lesiones menores.

El intercambio de disparos se registró alrededor de las 16, en una zona muy concurrida y en momentos en los que menores ingresaban en el Club Unión para desarrollar actividades deportivas. Más allá de la situación de tensión vivida por los vecinos, no se notificaron víctimas más allá de los delincuentes.

Según informes preliminares, los ladrones vestían uniformes policiales; sin embargo, el personal de seguridad de la distribuidora láctea reaccionó ante la falta de respuesta al pedido de la identificación correspondiente, activando sigilosamente la alarma que tiene conexión con la policía de esa ciudad, que intervino de inmediato.

Los peritos del área Científica de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) realizaron el relevamiento de la zona de la distribuidora y el secuestro de dos armas de fuego (un revólver y una pistola calibre 9 milímetros). El mismo personal policial informó sobre la situación al Ministerio Público de la Acusación (MPA), cuyo fiscal de turno ordenó la realización de los peritajes criminalísticos para determinar la secuencia de los hechos.

LA NACION

TAGGED:
Share this Article
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *